miércoles, 13 de diciembre de 2017

13.12.17 Para terminar de habilitar la embarcación Pa’ntonces (gasolina, agua, tapones), hoy y a pesar de que había un viento del orden de los 10 km/h (es el límite para utilizar la lanchita de aluminio Piñitas), frío (el agua estaba a 19°C), nebuloso, quise aprovechar el repunte (6:30 h), de la pleamar superior con tan buena suerte que además de los omnipresentes bichis y cochis, en San Carlos los pargos sarteneros se interesaron por los señuelos Bomber; también los pescadores comerciales estuvieron atentos a este repunte y de fondo, con camarón, estaban sacando buenas piezas. Espero que en los próximos días siga este buen tiempo (principalmente la alta presión barométrica reinante), para que haya buena pesca y que nuestros visitantes decembrinos (mi hijo Alfredo y mi nieto Alfonso entre ellos), disfruten lo que el Señor se ha “empeñado” en mantener en este joven de la tercera edad: una arraigada pasión por la navegación en el mar.


lunes, 11 de diciembre de 2017

11.12.17 Después de unos días con vientos inclementes, esta “san lunes” y con una notoria mejoría del clima, decidí recargar gasolina en la embarcación Pa’ntonces y aprovechando la ocasión, puse en el agua (estaba a 19°C, con mucho oxígeno disuelto pero más densa que de costumbre), a la Piñitas y en un corto recorrido (de 6 a 8:30h),  por las márgenes de las escolleras y cerros que se encuentran dentro de Topolobampo, los señuelos Bomber fueron bien recibidos por bichis, cochis y pargos sarteneros (algunos muy peleoneros al grado que hicieron “chillar” a los carretes Okuma cuando devanaban monofilamento; van a reabastecer la congeladora familiar para las próximas festividades navideñas), del orden de los 34 cm; la marea estaba prácticamente “muerta” e inclusive, encontré a pescadores comerciales que con snorkel y pistola, trataban de lograr buenas piezas. Como es ya “costumbre” y después de un día domingo, la basura superficial (bolsas de plástico, botes de cerveza, latas de refresco, etc), abundaba frente a San Carlos y El Pinto, sitios que los pescadores de fin de semana frecuentan y dejan su repugnante e inexplicable “marca”.


martes, 5 de diciembre de 2017

05.12.17 Ayer olvidé desconectar las baterías de la embarcación Pa’tonces así que hoy y a pesar del gran cansancio que me generaron las intensas jornadas “boniteras” del sábado y lunes (incluyendo la captura del dorado macho), “tuve” que ir al náutico y para aprovechar el viaje, puse en el agua y por un breve lapso de tiempo (6 a 7:30h), a la lancha Piñitas. Frente al cuartel de los marinos y con la marea  subiendo, se prendieron bichis, cochis y un parguito sartenero (fue devuelto al agua sin daños mayores); también aproveché la ocasión para tratar de limpiar mas exhaustivamente, el sitio donde el Dr. Gallardo implementó mediante una cubeta de 20L de plástico (este artefacto funcionó satisfactoriamente), una etapa previa para quitarles un poco la energía a las bonitas y de esta manera, reducir su movimiento dentro de la hielera propia de la lancha con lo que se evita más dispersión de sangre y otros residuos.



lunes, 4 de diciembre de 2017

04.12.17 Desde ayer domingo se concatenaron una serie de eventos que me “obligaron” a ir al cerro en este precioso lunes; la “dueña” de mi casa iba a poner el árbol de navidad y como yo no comulgo con el aspecto mercantilista en que ha derivado el nacimiento del Señor, opté por alejarme del sitio; Jesús, el tractorista del náutico dejó su motocicleta en Topo y me pidió que le diera un aventón para rescatarla; el pronóstico era muy halagüeño para este lunes y como siempre, deduje que los pescadores comerciales no iban a salir en “san lunes”; el pronóstico para los próximos días está muy “ingrato” por lo que no se avizoran salidas a navegar en el corto plazo y finalmente, quería probar mi capacidad de recuperación después de un sábado que en compañía del Dr. Gallardo, sacamos 51 bonitas. Así, salí del náutico a las 6 h y para las 7:30 h, ya había capturado más de 20 bonitas (estos animales siguen estando presentes en el trayecto al cerro, principalmente con la marea de subida; en total saqué 24 túnidos antes de que se presentara la bajamar), siendo la nota discordante el hecho de que perdí 3 de mis señuelos duros más queridos. De regreso, puse señuelos blandos, con tan buena suerte que se prendió un buen dorado macho que peleó como solo ellos saben hacerlo (pesó 11 kg), con lo que di por finalizada la jornada, direccionándome al náutico a donde arribé a las 12:30h.

sábado, 2 de diciembre de 2017

02.12.17 Una mañana increíblemente productiva de este incipiente diciembre ya que en el camino de trayecto al Farallón y con la agradable compañía del Dr. Pedro Gallardo, desde kilómetros antes del cerro y viendo en la sonda la gran cantidad de peces presentes, nos gustó el sitio para poner en el agua 4 señuelos duros que cumpliendo integralmente con su propósito, fueron del gusto de bonitas (en varias ocasiones, las cuatro cañas traían prendido un animal), de tal suerte que para las 8:30h ya habíamos capturado más de 35 animales; por supuesto, a las 10 de la mañana este par de viejos estábamos profundamente cansado y viendo que ya se había llenado (con 51 bonitas), una de las hieleras de la embarcación Pa’ntonces, decidimos regresarnos al náutico a donde llegamos a las 12 del medio día. Todavía y ya con señuelos blandos, durante el regreso se nos prendió un pez vela en un señuelo C&H, que sacó bastante monofilamento para finalmente y para nuestra satisfacción (dado nuestro cansancio, hubiéramos tardado mucho en acercarlo a la embarcación; el Señor lo supo y no permitió que se fijara el anzuelo), irse sin mayores daños.

viernes, 1 de diciembre de 2017

01.12.17 Para abrir la bitácora de Diciembre, hoy fui con Abelardo Piña Valenzuela (mi nieto de 4 años; no tuvieron clases porque según dicen, los maestros están en cursos y evaluaciones), en la embarcación Mi Última; fue una jornada muy corta de tan solo 2 horas (6:30 a 8:30; a las 3:10 de la mañana despertó y ya quería irse al náutico), que bastó para evaluar el progreso de este niño, en relación con su cariño al mar, la navegación y a la pesca. Obviamente, le pedí al Señor que hubiera animales que se interesaran por los señuelos para verlo manejar las cañas y no me defraudó pues hubo coconacos, pargos y bichis que hicieron “trabajar” con ahínco y entusiasmo a este gran “prospecto”, situación que me llenó de orgullo y satisfacción pues este Abe se portó de forma excelente; ahora solo me resta evaluar a los otros nietos para ver quiénes de ellos continuarán la pasión-afición-vicio del abuelo.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

29.11.17 Hoy fui a Topo con la única finalidad de cerrar la bitácora de este mes de Noviembre y aunque la marea estaba “ingrata” (movimiento enérgico del agua que hace que se suspendan muchos sólidos y aunado a la densa neblina, disminuye la visibilidad para los peces), los señuelos Storm llamaron la atención de los omnipresentes bichis y además, cochis de muy buen tamaño que me “hicieron” la mini jornada (6 a 8h), ya que por su tamaño, pelearon bastante en el cordeleo (incluyendo la propensión a encuevarse), por lo que se ganaron su regreso al mar por supuesto y gracias a los anzuelos simples, sin mayores daños. Extrañamente y por ser un día de mitad de semana, en esta mañana había varias embarcaciones de pescadores deportivos que troleaban y después se anclaban, alrededor del popular sitio de pesca como lo es El Pinto.