lunes, 16 de julio de 2018

16.07.18 Otro bonito “san lunes” en esta ocasión en compañía de mi nieto Abelardo que a las 8:30h y después de estar tan “solo” 2 horas en el agua (en la embarcación Mi Última y con 37°C de temperatura ambiente), pidió “retirarnos del mar” debido a tantos y tantos animales que se prendieron en los señuelos Storm,  ya que él sacó todos los peces (y que fueron regresados al mar sin mayores daños): una corvina, 3 cabrillas areneras, 2 cochis, 2 bichis, un coconaco y un pargo; inclusive un coconaco grande y después de 10 minutos de pelea, nos rompió la cuerda llevándose el curricán con el que saqué  hace unos días al mero de 8kg. Creo que es algo que nunca se le va a olvidar (y así lo comentamos) y que va a ser parte del anecdotario que él cuando sea a su vez abuelo, lo va a transmitir a sus nietos que les guste el mar y la pesca. Dios, espero que así sea.

sábado, 14 de julio de 2018

14.07.18 ¡Dios, cuando me muera, voy a extrañar a mi esposa, mis hijos, mis nietos y………….el sonido de los Penn 9/0 cuando un pez peleonero como las bonitas, “atacan” a los Willamson Speed Pro; hoy fui en solitario al Farallón (6:30 a 11h), en la embarcación Pa'ntonces y aunque las “dientonas” estaban frenéticas, en los cardúmenes se acompañaban con los barriletes de tal manera que por cada una de las bonitas, se prendían 2 barriletes. Cuando mi cansancio se hizo evidente (después de 7 bonitas y 14 barriletes), opté por dar por terminada la magnífica excursión (había muchas cahuamas y el agua azul estaba muy próxima a la boya de recale), que ahora sí, fue acorde a los pronóstico de las páginas de internet.


lunes, 9 de julio de 2018


09.07.18 Un “san lunes” excelente ya que se equivocó el pronóstico y aunque estuvo haciendo un aire intenso (sirvió para amortiguar un poco el calor), no llovió en Topolobampo; hoy puse en el agua a la embarcación Mi Última (se portó de maravilla a pesar de que hacía mucho tiempo no la usaba) y durante las 3h (6:30 a 9:30h), que estuve navegando, los peces (cochis, bichis, cabrillas areneras, pargos y coconacos), no dejaron de mostrar su interés por los señuelos Storm y Bomber. Al final “solo” me traje un bonito y peleonero (me tardé más de 10 min en ponerlo en la red), pargo de 52cm (se prendió frente al náutico) y un hábil coconaco de 40cm que como es costumbre en esta especie, se pegaba como lapa a cuanta piedra encontraba mientras duró la pelea.


sábado, 7 de julio de 2018

07.07.18 Un bonito y extremadamente caluroso (el agua a las 8h estaba a 32°C), sábado en el que la pesca estuvo notoriamente floja ya que “solo” se prendieron cochis, bichis, cabrillas areneras y un mero juvenil (me dio mucho gusto poderlo liberar sin mayores daños, al igual que todas las demás especies), del orden de los 30cm, deseando que crezca y que en un futuro no muy lejano, mis nietos puedan capturarlo con todo lo que una soberbia “pelea” implica, tal como yo lo experimenté en días previos.


viernes, 6 de julio de 2018

06.07.18 Otra abuelística mini jornada (6 a 8:30h; la “concurrencia” y por voto mayoritario, externó su deseo de retirarse de la actividad pesquera dado el intenso calor que se sentía y a que por la marea, había puros “mini” peces), en la cual hubo una gran variedad de representantes del necton como pargos (2), cochis (7), bichis (1) y cabrillas pimienta (5), que hicieron que ambos nietos, Abe y José Carlos, se “rindieran” al cansancio y pidieran regresarnos al náutico. Antes de llegar y llamar al tractorista, los 2 quisieron manejar a la embarcación Piñitas, cosa que obviamente y como parte inherente de un proceso de enseñanza-aprendizaje, provocó algunos gritos y expresiones fuera de lugar de mi parte.


miércoles, 4 de julio de 2018

04.07.18 No puedo calificar de otra manera sino de extraordinaria esta mini jornada (6 a 8:30h; mi “compañero”, el nieto Abe no aguantó más el calor y a cada rato amenazaba con quitarse el chaleco salvavidas, cosa que yo no estuve dispuesto a “negociar”), en la embarcación Piñitas; hubo una gran participación de diferentes especies de peces, siendo los primeros en llegarle a los señuelos Storm los coconacos (uno muy bueno de 38cm), luego los pargos (un raicero del orden de los 40cm), cochis (5), toros (3), bichis(2) y ya frente al náutico, las corvinas (todas igual de “panzonas”), resultando que este nieto me salió más “ecológico” que yo mismo ya que a todos los animales (y yo respeté con gusto y orgullo su deseo), los regresó al mar sin lastimarlos en lo más mínimo.



lunes, 2 de julio de 2018


02.07.18 Había que abrir la bitácora de Julio y como los “mentirosos” pronósticos del internet decían que iba a estar bien dentro de la bahía, me dispuse a realizar una mini jornada (6 a 8:30h; más de 20min me los pasé debajo de la losa del muelle de la API por temor a los rayos y también porque estaba lloviendo fuerte), en la embarcación Piñitas (gracias al Señor y a que la marea estaba muy baja, esta lanchita cupo debajo de la infraestructura de concreto), con la cual salí avante aunque no sin haber sentido temor sobre todo cuando los rayos caían tan cerca (o al menos así fue mi apreciación dado el tremendo ruido que generaban). Una vez que pude salir me dirigí hacia el sitio “coconaquero” y efectivamente, me encontré con ellos (se prendieron 3; me traje uno de 40cm), además de cochis, bichis, toros y también una cabrilla “prieta” que por supuesto, regresé al agua sin mayores daños.