martes, 20 de febrero de 2018

20.02.18 Después de soportar un clima “infame” (por la intensidad del aire e inclusive lluvia), imperante en los días previos, hoy por la mañana y a pesar de la marea estaba arrastrada, me decidí a realizar una mini jornada (6:30 a 8:30h), en la embarcación Piñitas, con tan buena suerte ya que a pesar de los pronósticos en contra, hubo una amplia variedad de peces que se interesaron por los señuelos Storm y Bomber; la “fiesta” se inició cuando atrapé un alevín de mero (me regocija saber que todavía existe en Topo esta especie), barracudas, los infaltables bichis, cochis y también un buen coconaco (46 cm), que volvió a generar la excitante vivencia del adrenaloíco sonido de los carretitos Okuma, la angustia del momento cuando se encuevan (este peleonero animal lo hizo en 2 ocasiones; afortunadamente y con paciencia, lo pude despegar) y finalmente, el uso de la red para no violentar el monofilamento y los anzuelos simples (todo queda documentado en un vídeo de la GoPro para que con la venia del Señor, a los nietos o bisnietos que les guste la pesca, vuelvan a disfrutar de este y otros eventos similares).

jueves, 15 de febrero de 2018

15.02.18 Fui al náutico con el objeto de prender los motores grandes de las embarcaciones Pa’ntonces y Piñahata, ya que deben encontrarse en buenas condiciones para cuando se mejores las condiciones de temperatura y concentración de clorofila en la “parcela”; actualmente, el agua fría en la superficie (menos de 20°C), hace que los peces no estén precisamente dispuestos al movimiento enérgico que demanda “atrapar” señuelos que van a más de 12 km/h. Igualmente, la concentración de clorofila en la masa de agua hace que no haya la adecuada visibilidad y con ello, hay menos oportunidades de que los peces “atisben” a los curricanes; obviamente y para aprovechar la ida a Topo, puse en el agua a la embarcación Sea Hunt por un corto lapso de tiempo (7:30 a 9h), para “ejercitarme” sacando barracudas ya que había tantas frente al náutico (todas fueron regresadas al agua sin daños), que se prendían en cualquier cosa que pusiera en el agua.


martes, 13 de febrero de 2018

13.02.18 Tercer mini jornada (6:30 a 9:15h; estuvo nublado, con una intensidad de aire que no estaba pronosticada), consecutiva (nada mal para un viejo que no desea morirse y menos en una cama de hospital), en la embarcación Piñitas; durante la subida del agua (ya no me quedo a esperar la bajada porque me “enferma” ver tanta basura antropogénica en mi “querencia”), los peces estuvieron muy activos ya que se prendieron parguitos sarteneros, cochis, bichis, toros y gallos (nunca han dejado de maravillarme estos animales, cuya cresta y el "traje a rayas" les proporciona una especial elegancia), mismos que fueron devueltos al agua sin mayores daños. El combo Garmin Straiker ha resultado un “estuche de monerías” y tiene tantas funciones que estoy dudando que sea lo mejor para la lanchita de aluminio, de tal manera que si encuentro un Garmin Echo 101 como el que usaba anteriormente, el nuevo equipo pienso instalarlo en la Sea Hunt.


lunes, 12 de febrero de 2018

12.02.18 Una mini jornada (6:30 a 8:30h), muy concurrida para un “san lunes” ya que había muchos pescadores comerciales (se aproxima la cuaresma y todo el producto del mar estará muy demandado), que con camarón vivo, estaban “matando” a los pargos, cochis y toros; yo no pude hacer mi recorrido habitual por obvias razones pero aún así, de improviso me encontré con una corrida de corvinas (todas las que atrapé se van con los vecinos del ejido), que “rescataron” la mañana ya que una de ellas se mostró bastante peleonera y digna oponente para los carretitos Okuma y las cañitas Daiwa. Por otra parte y si en tiempos normales los lunes la superficie del mar está llena de basura, esta mañana y en cuanto repuntó la marea de salida, se pudo contemplar un espectáculo “dantesco” de tanta cochinada que los asistentes al carnaval de Topo han depositado en el lugar equivocado.

domingo, 11 de febrero de 2018

11.02.18 Contra mi costumbre (casi nunca salgo en domingo aunque hoy le “aposté” a que la celebración del carnaval de Topo limitaría las salidas de pescadores comerciales; sin embargo, pude comprobar que fue una percepción errónea ya que había numerosos pescadores, incluyendo 4 embarcaciones con deportivos), hoy realicé una mini jornada (6:30 a 8:15h), de “estreno” ya que volví a poner en el agua la embarcación Piñitas con elementos nuevos (baleros, retenes y pistas), en sus masas; configuré el Garmin Straiker 4 plus (combo a colores de GPS y profundímetro), con el que sustituí el anterior equipo (sonda Garmin Echo 101), que fue dañado por el coletazo de un pargo y también probé los nuevos colores de los señuelos Bomber que recién adquirí aquí en Los Mochis. Todo salió a la perfección (por supuesto que sigo en las preferencias del Señor), ya que además de del aspecto meramente mecánico y electrónico, a los peces les gustaron estos nuevos colores ya que hubo cochis, peces lagartija, corvinas (solo éstas me las traje para mis vecinos en el ejido) y hasta un merito se prendió frente a la escollera de la API.


viernes, 9 de febrero de 2018

09.02.18 Con la intención fundamental de armar las masas y llantas del remolque de la embarcación Piñitas (por fin se terminaron los arreglos), hoy realicé una mini mini jornada (7:30 a 8:30h, en la Sea Hunt), frente al náutico y en compañía de un “viejo” compañero de trabajo y de aventuras varias (me regocija y agradezco al Señor tan grato acontecimiento); se trata de Marcos Piedra quién fue el colega con el que crucé por primera vez (1985), el Golfo de California en una panga con un motor de 115 hp y de 2 tiempos. Al regreso y sin los instrumentos de navegación que actualmente existen, nos perdimos y cuando ya solo nos quedaban 20 litros de gasolina, un poco de agua y escasas galletas, el barco mercante Kon toy nos rescató, poniendo la panga sobre su cubierta hasta que visualizamos el Farallón; este y otros eventos (como la relampagueante ida en un “bochito” al Valle de Allende, Chihuahua donde entonces vivían mis hijos Abe y Alf), fueron motivo de grata conversación y recuerdos a la par de que los señuelos Bomber puestos en el agua, eran atacados por las barracudas.


martes, 6 de febrero de 2018

06.02.18 Una mini jornada (7:15 a 10h), “repleta” de barracudas ya que frente al náutico y la escollera de la API, se prendían en todo tipo de señuelos (Storm, Bomber, X-Rap), dejando poca oportunidad a otra especie de peces aunque también tuvieron su intervención en esta nebulosa mañana, los bichis, cochis, cabrillas areneras y peces lagartija. Como la marea estaba inamovible, con amenaza de lluvia y un viento del sur que no estaba pronosticado, los encuentros con pescadores comerciales fueron relativamente pocos (de hecho, dicen que les está yendo muy bien afuera, con el huachinango), aunque la presencia de delfines y lobos marinos (seguramente hay poca oportunidad de comida en mar abierto), no concuerda con lo que me dijeron los pescadores; de cualquier forma, quise aprovechar este tiempo ya que aparenta va a descomponerse en los días venideros y si acaso, hasta el viernes voy a regresar al agua y de paso, aprovecho para armar las masas del remolque de la Piñitas.